Seleccionar página

Os podéis imaginar el contraste de sabores de esta tarta?? Café, chocolate y trufa… qué más se puede pedir?? Para tomar un buen postre junto con un buen café, o una tarde fría de invierno con un chocolate calentito…

El aroma de café lo podéis cambiar por otro como por ejemplo naranja.. o baileys. El que elijáis se añade en el momento de almibarar el bizcocho, más abajo os cuento paso a paso.

Es un bizcocho con un sabor a chocolate muy intenso, al que se le añade chocolate fundido con leche al final, lo que le aporta mucha humedad y un toque diferente de cualquier otro bizcocho de chocolate.

Lo hice en dos moldes redondos de aluminio de 20 cm. Podéis hacer la mitad de la receta si lo queréis más sencillo.

Preparad la trufa con un dia de antelación ya que tiene que estar un mínimo de 12h en la nevera; después la tendréis que montar con las varillas, así que la mezcla debe estar bien fría.

Bizcocho

150 gr de chocolate de cobertura (Nestlé por ejemplo o Torras; procurad que sea de calidad)
200 ml de leche
170 gr de panela biológica
170 gr de azúcar integral de caña bio
150 gr de mantequilla (si puede ser biológica) a temperatura ambiente.
4 huevos
300 gr de harina de repostería o bien de trigo integral biológica
40 gr de cacao en polvo puro
6 gr de levadura y 6 gr de bicarbonato

Precalentar el horno a 170º y ponedle un cazo con agua hirviendo en la base.

Disolver el chocolate, la leche y la mitad del azúcar al fuego o al microondas y reservar. Lo añadiremos caliente o templado al final.

Batir la mantequilla y el azúcar unos 5 minutos hasta que esté bien cremoso. Añadir los huevos uno a uno integrando bien, batiendo a velocidad media alta.

Ahora tamizamos la harina con la levadura y el bicarbonato y la añadimos en cuatro veces removiendo con una espátula suavemente. Veréis que hay un momento que la mezcla se hace muy densa pero no os preocupéis, es normal.

Al final añadimos la mezcla de leche y chocolate y removemos hasta integrar bien. La mezcla se volverá más ligera y esto le aportará humedad y jugosidad.

Ahora pesamos toda la masa y la dividimos entre dos para repartirla en dos moldes de 20 cm. Engrasadlos bien con spray desmoldante y ponedles las cintas de horneado alrededor. Os pongo el link con más detalles sobre estos recipientes.

Son muy finitos así que procurad no pasaros con el tiempo de horneado porque podrían quedar secos; son 25-30 minutos. Pinchadlos pasados 25 min para comprobar.

Dejar enfriar sobre una rejilla

Trufa

500 ml de nata para montar
200 gr de chocolate de cobertura
20 gr de mantequilla

Como decía tendréis que prepararla el día antes. Trocear el chocolate; poner la nata a hervir y verterla encima del chocolate; remover hasta que esté todo bien liso e integrado; añadir la mantequilla al final.

Tapadlo todo con papel film y deja templar. Entonces guardarlo en la nevera una noche por ejemplo.. unas 10-12 horas.

Al día siguiente , antes de rellenar la tarta, dejar la mezcla unos 30 min a temperatura ambiente y entonces montar con las varillas hasta que quede una textura similar a la de la nata montada; sin pasaros porque se podría cortar.

Almíbar y cobertura

Para el almíbar necesitaremos 100 ml de café; 100 ml de agua y 100 gr de azúcar. Lo pondremos todo en un cazo al fuego y dejaremos hervir 5 minutos

Para la cobertura, 30 gr de almendra molida, 30 gr de harina, 15 gr de mantequilla y una cucharada de café soluble. Lo mezclaremos todo con las yemas de los dedos formando unas migas y lo pondremos a tostar en el horno o en una sartén, removiendo hasta que coja un tono doradito.

Montaje

Una vez lo tenemos todo, colocamos uno de los bizcochos en el plato elegido para presentar. Lo bañamos con la mitad del almíbar y cubrimos con la trufa, a poder ser con una manga pastelera para que nos quede todo igual.

Colocamos la segunda capa de bizcocho; bañamos con el resto del almíbar y dejamos que se absorba.

Ahora podemos cubrir con una capa fina de trufa;  o bien otra opción es hacer una cobertura de chocolate con 50 gr de chocolate de cobertura y 20 gr de mantequilla, todo fundido en el microondas o al baño maría.

Y lo cubrimos con la cobertura de almendra y café que hemos preparado.

Podemos terminar espolvoreando con azúcar glass o con unas gotas de chocolate fundido.

Ya lo tenéis listo para saborearlo!!! Espero que os guste.

 

Pin It on Pinterest

Share This