Seleccionar página

Estas galletas no llevan huevos ni lácteos y, además, al estar hechas con harina de almendra son aptas para intolerantes al gluten.

Son muy rápidas de hacer y podréis hacer muchas combinaciones; a esta receta le añadí una cucharada de pasta concentrada de toffe, y virutas de chocolate.Pero podéis añadirle ralladura de naranja o limón, canela, frutos secos, etc etc….

Gran parte de mis recetas están inspiradas en la pastelería saludable de Vanessa Musi, y ésta es una de ellas. Os he puesto el  link porque vale la pena visitar su página.

Vamos con la receta….Es importante que la harina de almendra sea de calidad, y mucho mejor si la compráis en tiendas especializadas o tiendas de productos bio.

Ingredientes

220 gr de harina de almendra de calidad.
1/4 de taza (40 gr) de fécula de tapioca (la encontráis en tiendas especializadas de productos bio, da textura y las hace más crujientes.
1 cucharada de harina de coco (no es lo mismo que coco rallado). Aportará un sabor muy agradable.
1/2 taza de panela molida, convertida en polvo (80 gr)
1/4 de cucharadita de bicarbonato
3 cucharadas de leche de almendras (45 gr)
4 cucharadas de aceite de coco fundido y templado (60 gr)
1 cucharadita de pasta de toffe
Pepitas de chocolate

Primero precalentamos el horno a 180º y forramos la bandeja con pape vegetal. Yo siempre aconsejo que tengáis un termómetro de horno para controlar bien la temperatura.

Mezclamos la panela, la leche y el aceite de coco, batiendo unos minutos para que emulsione bien. Añadimos  la pasta de toffe o el aroma que hayáis elegido, y la fécula. Removemos para que se integre todo bien.

Ahora tamizamos la harina de almendra para deshacer los grumos que pueda haver. Y la añadimos a la mezcla anterior junto al bicarbonato.

Por último, la pepitas o frutos secos o arándanos deshidratados etc etc…

Refrigerad la mada unos 15 min y luego formar bolitas que podréis aplanar con las manos para darle forma de “cookies”. En este caso no hace falta cortador porque no es necesario que queden formas perfectas.

Ir colocando en la bandeja sobre el papel vegetal dejando un poco de distancia. Horneadlas 20 – 25 minutos; tienen que quedar doraditas, de lo contrario quedarían demasiado blanditas y poco crujientes.

Dejadlas enfriar sobre una rejilla y ahora a probarlas!!! Espero que os gusten y me contéis qué os parecen.

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This