Una vez más, adaptando recetas para conseguir desayunos y meriendas ricos y saludables. Esta receta os encantará porque tiene una textura muy ligera y jugosa con el relleno de mermelada; ya sabéis que me gusta mucho comprar mermeladas artesanas a los productores locales, como ésta de mandarina de Rosons.

Obviamente podéis rellenar los cupcakes con otra mermelada. Os recomiendo el utensilio especial para esto.

La masa no lleva yema de huevo, lo que hace que sea más ligera y baja en calorías, aunque, no nos vamos a engañar…. no dejan de ser cupcakes, con todo lo que esto implica!. Os dejo aquí el link con algunos consejos sobre magdalenas y cupcakes; insisto en que las cápsulas sean de calidad y que tengáis moldes para introducirlas del tamaño adecuado.

La ganache del glaseado la podemos preparar con unas horas de antelación (de 6 a 12 horas), de manera que enfríe bien y podamos montarla para glasear con una manga pastelera. Es sin lactosa así que notaréis que no os llena demasiado ni se os hace pesada de digerir.

Ingredientes

5 claras de huevo (pueden ser pasteurizadas o frescas)
220 gr de harina de espelta
120 gr de harina de almendra
250 gr de panela o azúcar de caña bio
200 ml de leche de almendras a temperatura ambiente.
80 ml de aceite de coco fundido y 80 de aceite de oliva virgen
2 cucharaditas y media de levadura y 1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharada de vainilla en pasta Home Chef
Mermelada, en este caso de mandarina
Copos de avena
Ganache: 200 gr de chocolate blanco y 100 ml de crema de leche de almendra o de coco

 

Primero de todo, como la ganache hay que hacerla con antelación os cuento brevemente cómo hacerla. Ponemos crema de leche de almendra a hervir, y la vertemos sobre el chocolate que habremos troceado en un bol. Removemos hasta que se integre bien y la guardamos en el frigorífico; pasadas la 6-12 horas, la dejaremos fuera a temperatura ambiente unos 30 minutos.. y batiremos hasta que tenga una textura adecuada para la manga pastelera; tened en cuenta que no será tan firme como una buttercream.

Precalentad el horno a 170º, calor arriba y abajo sin ventilador.

Para el bizcocho, batid las claras con el azúcar a velocidad alta hasta que queden bien espumosas, a punto de nieve; añadir poco a poco el aceite y batid un par de minutos más, bajando un poco la velocidad. Añadir la pasta de vainilla y batir para integrar bien.

Ahora tamizamos la harina de espelta junto con la de almendra, la levadura y bicarbonato y la añadimos en tres veces alternando con la leche de almendras. Y ya lo tenemos listo!

Colocamos las cápsulas dentro de los moldes y rellenamos 3/4 partes. Tened en cuenta que no van a subir demasiado, lo cual ya nos interesa que sea así porque serán cupcakes. Son 15-20 min de horno.

Para el glaseado ya os he contado cómo hacer la ganache; todo depende del tiempo que tengáis.

Una vez fuera del horno, dejamos templar y ya podremos descorazonar nuestros cupcakes para rellenarlos con la mermelada.

Por último, glaseamos con la ganache y espolvoreamos con un poco de avena tostada (es lo que yo hice) o unas nueces o…simplemente, los dejamos tal cual.

Vamos, a desayunar!!!!

Aquí os dejo una foto de la misma receta pero en formato bundtcake, para que veáis que tiene muchas posibilidades!

 

Pin It on Pinterest

Share This