Os propongo estos muffins para desayunar!! Ya sabemos que el chocolate y la naranja combinan a la perfección, y además en una textura tan tierna y jugosa como la de estos muffins.

Después de varias pruebas, éste fue el mejor resultado y el que decidí compartir; están hechos con harina de almendra y por tanto son aptos para celíacos.

La receta original es de la chef Vanessa Musi; yo he hecho algunos retoques.

Procurad que el cacao sea de calidad y tened en cuenta los trucos básicos para hacer magdalenas y muffins

La semillas tienen muchísimas propiedades, como acidos grasos que benefician nuestro sistema cardiovascular, piel y cabello. Además nos aportan minerales como calcio, hierro y magnesio; no podemos obviarlas en nuestro dia a dia.

Ingredientes

2 huevos M ecológicos a temperatura ambiente
100 ml de leche de coco a temperatura ambiente
75 gr de aceite de coco
200 gr de panela
70 gr de cacao en polvo
165 gr de harina de almendra
1 cucharada (15 gr) de harina de coco
60 gr de fecula de tapioca
1 naranja ecológica
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharadita de vinagre de manzana
1 cucharadita de bicarbonato
Semillas de sésamo, de lino, de chía…

Precalentaremos el horno a 180º

Trituramos la naranja entera y reservamos. Fundimos el aceite de coco y dejamos templar.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y quede una mezcla cremos, 8 o 10 min. Añadimos el aceite de coco y mezclamos bien; luego la leche, el vinagre y mezclamos de nuevo. Y ahora la naranja .

Mezclamos el cacao con la harina de coco, canela y bicarbonato y lo añadimos a la mezcla.

Tamizamos la almendra para quitar los grumos que pueda haber y añadimos suavemente a la mezcla anterior;

Rellenamos nuestros moldes 3/4 partes y horneamos 20 – 25 minutos: cunado los pinchéis el recipiente debe salir bien seco.

Para el crujiente de semillas sólo tenemos que ponerlas en una sartén con la mitad del peso en azúcar y remover constantemente hasta que cojan un tono doradito;; no se deben tostar en exceso ya que se podrían quear y aportarían un sabor muy amargo, a parte de ser perjudiciales.

Para que se adhieran bien, tendréis que pintar ligeramente las superficies con alguna mermelada por ejemplo. Aunque si lo hacéis con los muffins recién salidos del horno, se pegarán fácilente,

Ya me contaréis qué os pafecen!!!

 

Pin It on Pinterest

Share This