Alguna vez habéis hecho bizcochos sin gluten? Pienso que es interesante conocer todas las harinas que tenemos en el mercado para poder hacer delicias para intolerantes al gluten; o, simplemente, para hacer nuestras recetas mucho más saludables.

El gluten es una proteína que causa problemas digestivos a muchas personas, que no la toleran bien.  Así que no está de más saber qué alternativas tenemos en caso de tener invitados intolerantes al gluten; en mis recetas veréis que mezclo varias para poder mejorar la textura ya que, de lo contrario, nos quedarían bizcochos demasiado densos o rompedizos.

Precisamente, el gluten es el encargado de aglutinar y aportar flexibilidad y humedad a nuestras masas; pero en un bizcocho sin gluten nos falta este componente, por lo que es conveniente añadir a las recetas uno de estos ingredientes: goma tara o E 417, que procede de una planta originaria de África y América del Sur (Caesalpinia Spinosa) y que ayudará a que el bizcocho se conserve con la humedad necesaria. También existe la cáscara de pschylium en polvo, procedente de una planta asiática y que es muy rica en fibra soluble; es suficiente con una cucharada por cada 500 gr de harina.

Todo lo que vais a leer aquí es una síntesis de los conocimientos de Dietética y Nutrición que he tenido el placer de adquirir con la Asociación Blue Planet y sus nutricionistas especializados en dietoterapia.

Harina de Teff

El teff es un cereal procedente de África y su grano es el más pequeño de todos; no es muy habitual encontrar esta harina..pero las tiendas de productos bio suelen tener. Es muy completa en cuanto a proteïnas y también muy energética por su aporte de carbohidratos;; también rica en calcio y fibra..

Quiero destacar que, en cuanto a las proteinas,, contiene lisina que es muy buena para nuestros múculos y estimula la producción de colágeno. Así que ya sabéis, nos ayuda a estar bien guapos y guapas!!

En muy apta para usar en repostería ya que tiene gran capacidad de absorción de líquidos y el resultado es genial; si la combinamos con harina de almendra en nuestras recetas (mitad y mitad), el resultado es genial, húmedo y jugoso. Por ejemplo, en esta receta de bizcocho de naranja y pistacho se puede reemplazar los 150 gr del total de harinas por 75 de almendra y 75 de teff.

Trigo Sarraceno

El Sarraceno viene de una planta llamada Alforfón; aporta vitaminas B y E, y destaca por su contenido en magnesio (favorece a nuestros músculos, sistema nervioso, y huesos), a parte de otros minerales. Contiene fibra que ayuda a regular el tráfico intestinal.

Os dejo aquí el link de una receta que hice con esta harina.. aunque tengo muchas más en mente.

Amaranto

Contiene vitaminas A y B, Y beta-caroteno (bueno para nuestra piel). Este cereal es de los que contiene más proteína (15%) y además es muy calórico, así que ideal para deportistas o personas que necesitan una buena dosis de energía. Incluso se ha probado que tiene un ácido orgánico llamado escualeno con propiedades antioxidantes y anticáncer.

La verdad es que la he usado sólo una vez en el bizcocho de naranja  y el resultado fue espectacular en cuanto a textura; siempre mezclada con otras harinas. Tengo en mente hacer muchas cosas más, ya que hace poco encontré copos de amaranto hinchados y ya estoy pensando en ello.

Harina de coco

Proviene de la pupa del coco; es muy rica en fibra y grasas saludables. Hay estudos que dicen que el consumo de harina de coco ayuda a equilibrar los niveles de azúcar en sangre, así que es apta para diabéticos.

En repostería aporta un agradable sabor, pero es cierto que tiene tendencia a secar la masa, por lo que se compensa modificando la cantidad de grasa. Aporta un ligero sabor agradable a coco.

Aquí dejo el link de una de las recetas en las que uso esta harina, siempre mezclada con otras.

Harina de garbanzo

Se obtiene de moler los garbanzos secos y tiene un sabor bastante intenso, por lo que siempre conviene mezclarla con otras harinas (teff y avena por ejemplo). Es rica en proteínas, al igual que el garbanzo en sí, y también en hidratos, vitamina A (antioxidante),  B (regula el sistema nervioso ) y fibra.

Los hidratos que contiene son los llamados de absorción lenta, lo que hace que nos ayude a controlar el apetito, y además nos dan un gran aporte de energía.

Tiene varios usos, como por ejemplo, puede ser sustituta del huevo par hacer tortillas veganas o crepes; y también sirve para hacer rebozados.

En repostería, aguanta muy bien las temperaturas altas y tiene mucha capacidad de absorber líquido, lo que ayudará a aportar humedad y jugosidad a la masa. Os dejo el link de mi tarta de limón y semillas de amapola como ejemplo.

Harina de algarroba

La algarroba es una vaina alargada que contiene unas semillas; es de la familia de las legumbres. El sabor es muy parecido al del cacao, pero la algarroba tiene muchas más propiedades.

Rica en vitaminas A, B, y proteínas, hidratos y minerales; tiene propiedades antioxidantes, lo que ayuda a evitar la formación de células cancerígenas y también tiene propiedades antiinflamatorias.

Aporta color y sabor a nuestros postres, y también tiene mucha capacidad de absorber líquidos, lo que aportará la humedad que necesita un buen bizcocho. Aquí os dejo el link que una receta de mousse vegana de algarroba, para que veáis que no sólo se usa para bizcochos.

 

En la sección de recetas sin gluten váis a ver que estas harinas deben de mezclarse para conseguir la mejor textura; se suele mezclar garbanzo con teff y algarroba, por ejemplo; el resultado es espectacular y delicioso os lo aseguro.

 

Pin It on Pinterest

Share This