Estoy experimentando e incorporando las plantas aromáticas a algunas de mis recetas; como una de mis favoritas es el tomillo.. he creado esta receta que además, por supuesto , es muy saludable e ideal para un desayuno o merienda y es baja en grasas. Es apta para intolerantes al gluten.

Con estas cantidades podéis hacer una tarta de 20 cm de diámetro. Recomiendo siempre tener las tiras de horneado a mano; os dejo el link con todos los consejos para un bizcocho perfecto.

La receta es apta para intolerantes al gluten

Ingredientes bizcocho

3 huevos M ecológicos
170 gr de azúcar de panela.
30 ml de leche de almendra.
Ralladura de un limón ecológico y unas ramitas de tomillo seco (para 2 cucharadas)
150 gr de harina de almendra
50 gr de harina de teff
1 cucharadita de bicarbonato
2 manzanas golden
Para el sirope de tomillo que haremos al final: 100 ml de infusión de tomillo que podemos preparar con antelación; 50 gr de panela; un chorrito de limón; media cucharadita de pectina o agar agar.

Precalentaremos el horno a 170º

Batiremos los huevos con el azúcar hasta que queden bien espumosos, unos 8-10 minutos; añadimos la ralladura y el tomillo y mezclamos todo.

Ahora mezclamos las dos harinas y el bicarbonato y las tamizamos bien; entonces vamos añadiendo a la mezcla anterior alternando con la leche (3 veces harina, 2 de leche por ejemplo), y sólo removiendo con una espátula sin batir.

Ya así de fácil!! Engrasamos bien nuestro molde, y colocamos un papel vegetal en el fondo del mismo diámetro; horneamos unos 30 minutos; sobre todo, no abráis el horno antes de este tiempo porque se podría hundir del centro.

Mientras, cortamos la manzana en daditos y la ponemos en una sartén con una cucharada de panela, un chorrito de limón y una cucharada de agua; lo dejamos cocer unos minutos hasta que la manzana esté tierna y reservamos; podemos añadir un poco más de tomillo aquí también.

Para el sirope, tenéis que tener una infusión de tomillo ya hecha; entonces la ponemos al fuego junto al azúcar y la pectina y dejamos hervir unos 5 minutos, hasta que la pectina esté bien disuelta. En cuanto empiece a enfriar notaré que va gelificando y es una buena preparación para dar brillo a nuestras tartas.

Dejaremos reposar la tarta sobre una rejilla y ya podremos decorar con la manzana caramelizada encima y el baño brillante. Ya veréis que rico y original lo encontráis!!!

 

Pin It on Pinterest

Share This