Este cheesecake de chocolate tiene una jugosidad y sabor impresionantes!! Además el endulzante en este caso son los dátiles: si fuera un bizcocho normal, la textura sin el azúcar sería demasiado diferente pero tratándose de un cheesecake, el resultado final es igualmente exquisito y no se altera tanto la textura.

Los cheesecakes deben hornearse a baja temperatura, para evitar que suban excesivamente al principio y luego bajen, deformándose de los bordes. Lo ideal es hacerlos con moldes desmontables aunque yo no tenía y voy a proponer otra manera. Es cierto que éste en concreto queda algo más consistente que otras recetas,  cosa que hará más fácil el desmoldado.

Los dátiles mejor tenerlos en remojo durante una hora para que luego cueste menos triturarlos.

Voy al grano!

Ingredientes

200 gr de queso ricotta o queso cremoso.
8 dátiles
30 gr de harina de arroz o maicena
150 gr de chocolate de cobertura
4 huevos M
1 cucharada de cacao en polvo

Precalentar el horno a 160º. Os consejo poner un cazo con agua hirviendo en la base del horno, que quede debajo del molde que usaremos. De esta manera se distribuye mejor el calor y el vapor del agua ayuda a que no se reseque.

Primero escurre los dátiles si los has tenido en remojo y quítales el hueso. Tritúralos junto con el queso con una batidora o robot; debe quedar una crema uniforme, ya verás que los dátiles aportan un sabor muy dulce!

Ahora pasa todo a un bol grande y añade las yemas de los huevos (las claras se montan a parte), y el chocolate derretido. Bate para que se integre todo bien. Añade la harina de arroz y el cacao tamizados y mezcla bien.

Por último monta bien las claras y añade a la masa mezclando suavemente con una espátula.

Ahora prepara el molde de esta manera, tanto si es desmontable como si no: coloca tiras de papel vegetal en los alrededores y un círculo en la base, del mismo diámetro que el molde.

Rellenarlo con la masa y hornear unos 45 min. Debe estar firme del centro.

Dejarlo reposar 10 min en el molde y enfriar sobre una rejilla. Hay recetas en que el cheesecake se deja dentro del horno apagado durante horas pero en este caso no es necesario. Yo no lo hice.

Y ahora sólo falta saborearlo!!!! Yo lo decoré con fresas y arándanos pero todo depende de vuestra imaginación aquí!!!

Pin It on Pinterest

Share This